Paula Vega Fisioterapia || Tfno: (+34) 687118492

¿Qué es la fisioterapia respiratoria infantil y cómo puede ayudar a mi bebé?

La llegada del Covid-19 a nuestras vidas ha disparado la demanda de sesiones de fisioterapia respiratoria, sobre todo en personas adultas y ancianas, pero ¿qué sucede con los niños y bebés? ¿Necesitan ellos este tipo de tratamiento?

En primer lugar, para explicar qué es la fisioterapia respiratoria te recomendamos visitar el siguiente artículo Fisioterapia respiratoria ¿qué es y cómo puede ayudarme?.

fisioterapia respiratoria infantil
fisioterapia respiratoria infantil

Como comentábamos en el mismo, la fisioterapia respiratoria es una especialidad que trata, previene y estabiliza las diferentes enfermedades o anomalías del aparato respiratorio y del mismo modo se puede aplicar a niños y bebés de ahí que exista también la fisioterapia respiratoria infantil.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia respiratoria a tu bebé?

La fisioterapia respiratoria infantil puede ayudar de las siguientes formas:

  • Mejora la respiración del bebé y ayuda a disminuir las dificultades respiratorias que pueda tener o puedan surgir
  • Ayuda a reducir e incluso eliminar la tos
  • Mejora su alimentación y apetito
  • Es buena para mejorar el sueño de los niños y bebés
  • Ayuda a un correcto desarrollo del sistema respiratorio
  • Drena las secreciones bronquiales que se pueden generar tras una bronquitis y puede ayudar a que los catarros y otras enfermedades dejen menos sécuelas o duren menos
  • En niños que padecen asma, la fisioterapia respiratoria infantil contribuye a que el niño pueda controlar mejor su respiración, y de esta forma regular la frecuencia de los movimientos respiratorios disminuyendo los efectos negativos de esta enfermedad

En Paula Vega Fisioterapia tratamos de forma regular a bebés y niños, pero lo primero que recomendamos antes de aplicar estas sesiones en tu hij@ o bebé es consultarlo con el pediatra. Aunque de forma general suelen percibir estas sesiones como muy beneficiosas, es muy importante su opinión.

Te recordamos que puedes reservar este servicio en nuestra clínica de fisioterapia de Leganés o a domicilio en toda la Comunidad de Madrid.

No te olvides de seguirnos en Instagram para estar al tanto de todo: https://www.instagram.com/paulavegafisioterapia/.

fisioterapia infantil

¿Necesitan los niños tratamientos de fisioterapia?

¿Necesita ir mi hijo/a al fisio? Esta es una pregunta que pocas personas se hacen ya que la fisioterapia pediátrica o infantil es aún una gran desconocida a pesar de los grandes beneficios que tiene para los más pequeños y para adolescentes.

¿Quieres saber más sobre como la fisioterapia puede ayudar a los niños? En Paula Vega Fisioterapia te explicamos porque en muchos casos es necesario que los menores acudan a un fisio y porque en otros casos es recomendable aunque no sea completamente necesario.

fisioterapia nino
Tratamiento de fisioterapia para bebés

Para comenzar es importante saber que un bebé a partir de la primera semana de vida ya puede ser tratado, de hecho cuanto menor sea el bebé más rápida será la evolución ya que su plasticidad cerebral y músculo-esquelética es mayor. Aún así para que los padres se queden más tranquilos en el caso de bebés y niños pequeños recomendamos que consulten con el pediatra antes si es aconsejable que el bebé sea tratado. En estas sesiones los padres pueden estar presentes.

El/la pediatra suele aconsejar tratamientos de fisioterapia cuando los pequeños sufren enfermedades respiratorias (por ejemplo bronquitis, fibrosis quística o asma), molestias digestivas (como reflujo, estreñimiento, o cólicos) o trastornos en el desarrollo.

Estas son las 3 áreas más comunes dentro de la fisioterapia infantil, tratándolas los fisioterapeutas ayudan a que los niños consigan llevar también una vida más saludable: dormir y comer mejor e incluso mejorar la calidad de sus movimientos.

En Paula Vega fisioterapia recomendamos la fisioterapia también aunque los más “peques” se sientan bien. Aconsejamos tratamientos específicos y muy puntuales para mejorar posturas desde una edad temprana y para prevenir lesiones futuras. Después de todo ya sabes lo que dicen: “mejor prevenir que curar”.